LA SEMANA

Esta semana quiero hablar sobre tres temas que ha afectado este experimento:

Lugares que visito.

Esta semana comencé a modificar los lugares donde me reúno con mis amigos pues ya tengo que pensar que tan lejos me queda y si el lugar me va a dejar llegar en otro medio que no sea carro. Tuve un problema cuando fui en bicicleta a la agencia central de un banco (que no mencionaré por miedo a crear “pánico financiero”). La seguridad del banco no me dejó entrar en bicicleta al sótano, incluso después de decirle que no me importaba tomar ticket y pagar. Tampoco me dejaron poner mi bicicleta con candado alrededor del árbol que estaba enfrente del banco. En fin, no pude entrar al banco por no tener posibilidades dónde dejar el medio de transporte. Sin embargo, la sorpresa fue en Oakland Mall que ya existen racks de bicicletas en el Sótano 1. Bien hecho.

Cómo me muevo dentro de la ciudad.

Horarios, horarios, horarios. Esto fue drástico. En la oficina tuve que trabajar hasta tarde y aunque haya llegado en bicicleta, ya me dio miedo regresarme tan tarde en bicicleta a mi casa. Probablemente se me quite, pero si lo hace pensar mucho más. 

Los apps que uso para medir mi actividad.

Después de tres semanas (incluyendo la de control) tuve que hacer un cambio sobre los apps que estoy usando para medir mi actividad. 

Sigo usando:
Moves
Strava
ReporterApp
Lifesum

Dejé de usar:
Nudge
Sleeptime

Nuevos Integrantes a probar:
Human

LO MALO

La infraestructura de movilidad alterna al automóvil.

Todos los días recorro la ciclovía de la Reforma y es una diferencia enorme la experiencia de ir protegido de los carros. El ir en bicicleta sobre la misma calle que los carros me sube las pulsaciones como si estuvieras pedaleando a 90 km/h. Claramente es beneficioso como ejercicio, pero no es algo que uno quiere todos los días. Además me he dado cuenta que ya muchas personas se están movilizando en bicicleta o caminando. Me gusta pensar que esta tendencia está ya arrancando y probablemente sea ya el comienzo de la masificación de esta inclinación.

No poderme bañar al llegar a la oficina.

El segundo problema que me hacía pensar si me iba en bicicleta a trabajar era llegar sudando a la oficina. Primero probé usar otra camisa y ya cambiarme cuando haya terminado de sudar ya en la oficina. Sin embargo, eso es sólo algo paliativo y no una solución. Especialmente para mis compañeros de trabajo. Tener un lugar dónde dejar las bicicletas dentro del edificio sería excelente. Que se complementa con unas pequeñas regaderas y lockers para poder guardar la ropa de la semana. ¡Aún mejor! Me puse a investigar un poco y el proyecto 300 North LaSalle en Chicago ofrece exactamente amenidad. Este tipo de amenidades claramente diferencia tu proyecto de cualquier otro. 

LO BUENO

Tiempo de camino al trabajo.

El promedio de minutos que hago para recorrer los 6km que hay entre mi casa y el trabajo es de 18 minutos. Esto quiere decir que voy a una velocidad promedio de 20 km/h. En dos ocasiones en la semana, hice la mitad del tiempo que le tomó a un amigo hacer el mismo recorrido. Estos veinte minutos se van acumulando, minutos que me van acercando a Houston.

Distancia Recorrida

Tiempo

Tiempo de actividades

Distancia

He perdido 6 libras desde el comienzo del experimento.

Sólo en la última semana perdí 3.8 lbs. Claro que no es un resultado exclusivo de cambiar el tipo de movilidad. Pero pensar en cómo estoy impactando mi vida, definitivamente ha afectado cómo trato mi salud también. Creo que es un excelente resultado inesperado que ojala siga afectando positivamente cómo me siento y me motive a continuar. 

Peso

Calorias promedia al dia

2 Comments